Un buen día para hacer amigos en Zaragoza

Hoy es un gran día para salir a la calle y hacer amigos. En esta ocasión nos vamos a dirigir a la ciudad del viento: Zaragoza. Siempre con nuestro único objetivo. ¡Hacer amigos ya!

Hemos llegado al aeropuerto de la ciudad de Zaragoza y nos dirigimos en nuestra búsqueda de amigos hacia el centro de la ciudad. Para ello nos vemos obligados a pedir un taxi ya que desde el aeropuerto las comunicaciones en autobús no son muy buenas hacia el centro. La verdad es que esperábamos que en una provincia hubiese un mejor sistema para llegar al centro pero en fin. El taxi nos cuesta unos 30 euros y ya por fin podemos decir que estamos en Zaragoza. ¡Por fin!

Llegados al centro empezamos con nuestra búsqueda de amigos en la ciudad de Zaragoza. Pensamos acudir a la famosa Basílica del Pilar de Zaragoza ya que nos han dicho que es preciosa y de gran interés, además de que es un lugar ideal para hacer amigos ya, lo más rápidamente posible. Al llegar a la Basílica de El Pilar nos quedamos estupefactos, nunca habíamos visto nada más precioso, es un templo enorme y muy buen cuidado, además de que la plaza de El Pilar de Zaragoza es muy grande y amplia, está llega de vida y da gusto pasear por la zona. ¿Donde podremos encontrar nuevos amigos?

amigos-zaragoza

Echamos la mirada hacia los bares y comercios, en donde seguro podemos encontrar gente y aumentarán las posibilidades de encontrar amigos. Cual es nuestra sorpresa que las persianas de los comercios aún están cerradas. ¡Pero si son ya las 10:00! ¿Todavía no han subido las persianas en Zaragoza? Preguntamos a la empresa de persianas a que hora exactamente suben sus persianas los comercios de Zaragoza y nos informa que sobre las 10:30, así que nada, a esperar 30 minutos.

La espera de estos 30 minutos se hace corta, pues seguimos admirando las bondades y decoraciones de la ciudad de Zaragoza, visitamos el templo y la Seo. Pasados los 30 minutos de rigor los comercios ya han levantado sus persianas y nos dirigimos al local comercial más próximo.

Es un local que ya ha subido su persiana y en el encontramos a una agradable anciana, entablamos conversación y le comunicamos que hemos venido a Zaragoza de propio para hacer nuevos amigos, la anciana amablemente estuvo largo rato hablando con nosotros y nos sugirió varios sitios de la ciudad de Zaragoza. Al irnos no sin antes comprar algo en su loca comercial, nos dimos cuenta de un detalle importante:

¡Habíamos hecho nuestro primer amigo ya en Zaragoza!